¡QUE EL SOL NO TE QUITE LAS GANAS DE VERANO!

June 25, 2018

Empieza la temporada de calor, de salir a correr por las mañanas o jugar partidos de vóley playa, y es que, desde TOTAL20, sabemos que no vais a dejar de moveros durante todo el verano, ¿pero y tu piel, está preparada para el intenso calor? 

 

La quemadura de piel, es la lesión dermatológica que surge como consecuencia de una agresión externa y puede ser por un origen químico, eléctrico, o térmico. El tipo de quemadura que puede surgir tras un entrenamiento, competición o simplemente tras el paseo por la orilla de la playa es lógicamente térmico. Todos somos conscientes de lo importante que es cuidar nuestra piel de la radiación solar, sobre todo en verano, pero muy pocos los que realmente se protegen. ¿Quién no ha salido una tarde a andar y no ha terminado con los hombros y el cuello quemados?

 

Queremos haceros llegar nuestra preocupación hacia tal hecho por lo que os hacemos llegar una información muy útil a la hora de elegir protector solar para que estéis bien protegidos y el pasar un buen rato al aire libre no os traiga malos recuerdos. Es importante que tengamos en cuenta en qué situación vamos a utilizar el protector solar para elegir bien su tipo. No tendremos las mismas necesidades si vamos a estar en la playa o en la piscina, entrando y saliendo del agua, que si vamos a hacer deporte.

 

En el primer caso es importante que optemos por un protector solar resistente al agua, que mantiene su factor de protección solar el mismo tiempo que nos indique el bote X minutos después de bañarnos; y en el segundo caso la mejor opción será un protector solar resistente al sudor para asegurarnos una protección de la piel adecuada.

 

¿Qué es el FPS que aparece en todos los protectores?

 

El FPS es el factor de protección solar de cada protector y aparece acompañado de diferentes números. Lo que significa el número que acompaña a las siglas FPS es que ese es el tiempo que ese protector aumenta la capacidad natural de defensa de la piel antes de quemarse.

Un ejemplo práctico: si tu piel empieza a quemarse después de estar expuesta 10 minutos al sol, con una crema de FPS 15 tardará 15 veces más, es decir 150 minutos o dos horas y media.

 

¿Y cómo decidimos el factor de protección solar que más nos conviene? Debemos tener en cuenta, entre otras cosas, nuestro fototipo de piel. Existen hasta seis fototipos diferentes en los que se engloban todos los tipos de piel:

 

  • Fototipo I: son personas con la piel muy pálida y generalmente pelirrojos. Su piel generalmente se quema y no consiguen broncearse.

  • Fototipo II: son personas de piel blanca y de cabellos claros. Su piel suele quemarse y no broncearse.

  • Fototipo III: personas con pieles intermedias cuya piel se enrojece primero y se broncea después. Suelen tener el pelo castaño, y es el fototipo más abundante en Europa.

  • Fototipo IV: la piel de las personas con fototipo IV se broncea rápidamente y tanto su cabello como su piel suelen ser oscuros.

  • Fototipo V: similar al fototipo IX, pero con la piel más oscura.

  • Fototipo VI: son las personas de piel muy oscura o piel negra. No se queman pero deben usar igualmente protección solar para evitar daños en la piel a nivel interno.

 

Dependiendo de nuestro fototipo deberemos escoger un factor de protección solar más alto o más bajo, y además renovar la aplicación de la crema cada vez que sea necesario. Para las pieles con un fototipo intermedio suele ser suficiente con un FPS 30, mientras que las más pálidas o delicadas deberán recurrir a factores de protección más altos para evitar quemaduras solares.

 

Pero si todavía no estás convencido del todo de la importancia de comprar un buen protector y todavía tenemos el del año pasado por gastar, aquí os dejamos unos consejos generales para estar protegidos durante todo el año.

 

Consejos generales:

  • Cuando comience la temporada de “tomar el sol”, debemos hacerlo progresivamente y siempre con la protección adecuada a nuestras características cutáneas.

  • Incluso en los días nublados es preciso protegerse del sol.

  • En la montaña, la radiación es más directa, por lo que no deberemos descuidar nuestra protección.

  • En la nieve, la acción “rebote” del sol sobre la superficie nevada, hace que debamos emplear un factor de protección mayor al habitual.

  • En la playa, después del baño, es conveniente secarnos bien. Las gotitas de agua sobre nuestra piel actúan como una lupa, acentuando el riesgo de quemaduras.

  • Cuando tomemos el sol, es conveniente beber abundante agua para evitar la deshidratación.

  • Aunque es en verano cuando la radiación solar es más intensa, el resto del año también incide sobre la piel, pudiendo provocar quemaduras.

  • Después del sol, el empleo de cremas hidratantes  tipo “after sun” ayuda a revitalizar la piel.

  • Los bebés y los niños son muy sensibles a la radiación solar. Existen productos protectores que están especialmente indicados para el cuidado y protección de su piel.

  • Es aconsejable utilizar unas buenas gafas de sol para proteger nuestros ojos.

  • Es recomendable no estar en exposición directa al sol durante las horas de mayor calor (12h -16h).

  • El protector es preciso aplicárselo cada 2-3 horas y siempre unos 30 minutos antes a la exposición solar.

     

     

Please reload

Síguenos en:
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
¿Alguna Consulta?

Escríbenos y te contestamos